Las entrevistas de trabajo

En más de una ocasión, la gente me pregunta, qué deben de hacer para encontrar trabajo, o clientes como freelance. 

La verdad es que no tengo la fórmula mágica para ello, sin embargo, pienso que cuando tienes la primera cita con la persona que te va a a entrevistar, ya sea para incorporarte en plantilla o para hacerle un proyecto. Yo me pregunto,  qué quiero transmitir a la persona que está sentada enfrente mía, que es la primera vez que me está viendo, y está analizando cada gesto que hago, sienta. Es decir, ¿qué quiero que se lleve de nuestro primer contacto?

O sea, ¿qué impresión queremos dar? Vale, me diréis, pues que se lleve una buena imagen (es obvio). Sin embargo, no me refiero a ir bien vestido, sonreír, bla,bla,bla, porque eso ya nos lo sabemos todos. Me refiero a, qué quieres transmitir a esa persona, y qué quieres conseguir con lo que le estás transmitiendo. Me diréis, joder Natasha, pues que me contrate porque tengo muchas cualidades y mi perfil es muy válido para el puesto. Vale, sí, os entiendo. Eso lo queremos todos. Pero, quiero profundizar un poco más. Qué valor añadido te estás dando a ti mismo, para que a esa persona le gustes muchísimo, y al final, decida quedarse contigo y no con otro.

Para que entendáis un poco mejor lo que quiero deciros, os voy a poner un ejemplo, de lo que me pasó esta semana.

Tenía una entrevista, con un cliente, para echar una mano, en la parte de Marketing Digital de la empresa. La entrevista, era a las once de la mañana, y me tenía que ir hasta Las Tablas.

El día anterior, había terminado el curso de emprendimiento de Google Actívate, y, encima me había resfriado, y estaba en la fase de, me encuentro fatal y quiero quedarme en la cama, porque veo que me voy a poner enferma.

A pesar de eso, me preparé, y salí hacia la cita. Con tal mala suerte, que por el camino, el teléfono se me rompió. Y era, como, ¿de verdad? Algo más va a pasar, que solo eran las nueve y media de la mañana. Y llevaba, lo que se dice, “una mañana de mierda”.

Pero bueno, al final tuve suerte, porque a la gente que pregunté me ayudaron mucho, y fueron muy agradables. Y pude llegar a la entrevista con tiempo de sobra.

Total, que entro a la recepción, que era enorme, pero enorme, con toda la gente super trajeada, no podías acceder a ningún sitio porque todo iba por huella digital, por seguridad (sé que suena a película de James Bond, pero es cierto), así que, me encaminé a preguntar a la chica de recepción, que fue muy agradable, y me ayudó en todo momento.

Y me dijo:

Recepción: Hola, ya he avisado a Antonio de que estás aquí, pero, como has llegado bastante pronto, vete a la cafetería a tomar un café que tienes tiempo. Y cuando termines, avísame, y ya le digo que baje.

Yo: Okey, muchas gracias.

Me fui a la cafetería, y seguía viendo a más gente trajeada, y me sentía un poco como, ¿qué hago aquí?, no pinto mucho. Entonces, decidí cambiar mi chip. Porque sino, sabía que no iba a hacer la entrevista, e iba estar insegura de lo que le tenía que contar.

Si estaba ahí era, porque a Antonio le había gustado, y, quería conocerme, charlar y contarme el proyecto que tenía en mente. Entonces, tenía que cambiar mi mente, y quitar la limitación de, que no pintaba nada ahí, y así hice.

Después de terminar mi café, avisé a la de recepción, y, ella avisó a Antonio.

Cuando Antonio bajó, ¿qué impresión me llevé? Tío serio, súper trajeado, joven, pero con cómo vestía, podía ser mi padre perfectamente.

Me llevó a una sala de reuniones para poder charlar, y hacerme preguntas sobre los proyectos en los que había trabajado, y conocer más mi perfil profesional.

Como había cambiado de chip completamente, estaba tranquila para responder todas sus preguntas, y enseñarle mis trabajos. Resulta que, Antonio, el que resultaba a primera vista ser serio, era un hombre encantador, que incluso en nuestra charla sonrío e hizo alguna que otra broma.

¿Por qué?, porque al cambiar mi chip, lo que intentaba transmitirle era seguridad, que estaba con una persona que entendía lo que él necesitaba, profesionalidad, empatía, y, sobre todo, tranquilidad y comprensión.

Antonio, sabía que era importante contar con un buen departamento en Marketing Digital, y tener presencia en redes sociales, ya que cuenta con diferentes negocios en toda España, y necesitaba dar el siguiente paso, el paso de aparecer en Internet.

No sabía muy bien cómo hacerlo, ni por donde empezar, pero para eso, se estaba moviendo, y haciendo entrevistas a personas que pudieran ayudarle a conseguirlo a largo plazo.

Él estaba abierto y comunicativo, preguntaba todas las dudas que tenía, y además, escuchaba muy atentamente las soluciones y los pasos que se tenían que tomar para hacer las cosas adecuadamente.

El rato que pasamos, estuvo muy bien, y fue productivo. Y, a pesar de no encontrarme muy bien, y haber tenido mala suerte con el teléfono, me alegré de haber ido a conocer a Antonio.

Con esta experiencia, que intento decirte. Que  no todo es buena imagen, y hablar muchos idiomas, y contar con las mejores titulaciones (que si es un plus, por supuesto que sí), y la experiencia que lleves a tus espaldas.

Pero, además, hay que darnos un valor añadido, para diferenciarnos. Yo lo que hago para eso es, hacerme una lista de mis cualidades, una vez definidas las cualidades, a continuación pienso, cómo puedo utilizarlas en una entrevista, para convencer a mi oyente que valgo para el puesto y soy la persona que tiene que elegir.

Y, sinceramente, me ayuda mucho hacerme la lista, además de conocerme más. Y, saber, cuáles son mis puntos fuertes. Y si estás leyendo, te lo recomiendo al 100%:

En fin, no me enrollo más. Mi querido lector, si has leído hasta el final, te doy las gracias, y, nos vemos muy pronto en el siguiente post. Además, si quieres dejarme tus opiniones, estaré encantada de leerte 🙂

 

¡Te animo a que te suscribas a la Newsletter para estar al tanto de todas las noticias y novedades!

4 Respuestas en “Las entrevistas de trabajo”

Gracias a ti por comentar Jesús. La verdad que te recomiendo al 100% lo de escribir tus cualidades, porque a la hora de hacer una entrevista es fantástico, porque ya conoces tus puntos fuertes. Ya me contarás qué tal y si te está funcionando. Un fuerte abrazo amigo 😉

Muy bien explicado, me ha gustado muchísimo. Que sabio el consejo que te dio tu padre. Gracias por compartirlo, y me aplicaré en la parte de escribir mis cualidades. Gracias Natasha 🙂

De nada María. La verdad que lo hago un poco por hobbie, y me anima leer este comentario, para seguir creando contenidos nuevos. Muchísimas gracias y un fuerte abrazo 🙂

Me ha gustado muchísimo el ejemplo real que has puesto, y cómo lo has explicado. Muchas gracias, por compartir tus experiencias profesionales 🙂

Quiero conocer tu opinión

error: Este contenido esta protegido